Ciudad de México a 20 de diciembre de 2017. La Dra. Guadalupe Ponciano Rodríguez, Directora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la UNAM hace seis recomendaciones puntuales para que, durante estas fiestas decembrinas, las personas no recaigan en el tabaquismo.

Durante las fiestas Navideñas y de fin de año muchas tentaciones pueden hacer que, si no estás atento a ellas, puedas volver a fumar, los siguientes consejos podrían serte de utilidad.

  1. Esta temporada está llena de emociones tanto positivas como por ejemplo la euforia y alegría por las fiestas, así como nostalgia y hasta depresión por la añoranza de quienes se nos adelantaron en el camino. Trata de buscar apoyo emocional si este es tu caso, habla con tu pareja o con amigos o parientes cercanos al respecto y no te dejes invadir por este alud de emociones. En las fiestas comenta que ya no fumas cuando te lleguen a ofrecer un cigarro y enfatiza cuánto tiempo te has mantenido sin fumar. Expresa seguridad cuando rechazas el cigarro.
  2. Si vas a restaurantes continúa solicitando una zona libre de humo de tabaco. Evita lo más que puedas conductas de riesgo y tentaciones. Tú te conoces mejor que nadie y sabes qué te puede estimular a fumar nuevamente. Modera el consumo de alcohol, recuerda que el exceso de alcohol “ablanda la voluntad” y puede hacerte tomar una decisión equivocada.
  3. Si ya tienes una rutina de ejercicio establecida, no la abandones tomando como pretexto las fiestas. Haz tu mejor esfuerzo y continúa, recuerda que el ejercicio físico es uno de los mejores aliados para mantenerte sin fumar. Si tienes tentación por un cigarro, ejercítate y disfruta el bienestar que experimenta tu organismo gracias a la actividad física, lo cual no podrías hacer si vuelves a fumar.
  4. Una recaída no es sólo volver a fumar sino tener actitudes y conductas que finalmente nos llevarán a fumar. Para evitarlo debemos aprender a reconocer cuáles son los síntomas y las situaciones de alto riesgo. Para esto debemos llevar a cabo un “plan personal de emergencias”.
  5. Valora tu esfuerzo. Recuerda todo lo que has tenido que poner de tu parte para dejar de fumar, capitaliza ese esfuerzo manteniéndote libre de tabaco.
  6. Dejar de fumar es el mejor regalo que pudiste hacerte en 2017. Se ha observado que los fumadores que dejan de serlo a tiempo (antes de tener un enfisema o un infarto, por ejemplo), pueden incrementar su esperanza de vida hasta 10 años. Así que por favor SIGUE ADELANTE. Estás listo para empezar el año 2018 LIBRE DE HUMO DE TABACO.

Cada vez que piense que va a volver a fumar, enliste en una hoja de papel en dos columnas cuáles son los sentimientos disfuncionales que le motivan a fumar, cuáles son las consecuencias de hacerlo y dónde o con quién puede acudir para pedir ayuda. Lo más importante, en la columna de enfrente anote las alternativas FUNCIONALES para cada uno de estos pensamientos.

Recuerde que volver a fumar después de haber realizado el esfuerzo de transformarse en un exfumador es dar marcha atrás y dejarse vencer por esta adicción.

¡Felices fiestas libres de humo de tabaco!