Declaración de Matthew L. Myers, Presidente, Campaign for Tobacco-Free Kids

Washington, D.C., Enero 24 de 2018 – El informe amplio sobre cigarrillos electrónicos que publicaron hoy las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería, y Medicina indica que, si bien los fumadores que cambian completamente por cigarrillos electrónicos están expuestos a menores niveles de sustancias tóxicas, se conoce poco sobre los efectos a largo plazo para la salud del uso de cigarrillos electrónicos y solo existe “evidencia limitada de que los cigarrillos electrónicos pueden ser una ayuda efectiva para fomentar el abandono del cigarrillo”. Además, el informe plantea inquietudes serias porque indica que existe “evidencia sustancial de que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta el riesgo de usar alguna vez cigarrillos de tabaco combustible entre los jóvenes y jóvenes adultos”.

Preocupa mucho que todavía haya tantas preguntas sin responder sobre el impacto de los cigarrillos electrónicos sobre la salud pública a pesar del hecho de que hayan estado en el mercado durante una década y estén siendo usados por millones de niños y adultos. Este informe enfatiza la necesidad de tener una normativa completa e inmediata de FDA sobre los cigarrillos electrónicos a fin de obtener la información necesaria para proporcionar al público y a los fumadores las respuestas a estas preguntas fundamentales, para impedir que estos productos socaven décadas de progreso en la reducción del consumo de cigarrillos entre los jóvenes, y para evaluar e identificar cuáles, si correspondiera, cigarrillos electrónicos específicos son efectivos para ayudar a los fumadores a dejar todos los productos de tabaco o dejar por completo los cigarrillos.

Este informe indica lo que sucede cuando se introduce un producto nuevo sin supervisión significativa del gobierno. Indica por qué FDA debería implementar de forma completa y agresiva la normativa atrasada sobre cigarrillos electrónicos que entró en vigor en agosto de 2016. FDA debería revertir una decisión que tomó el año pasado de demorar hasta agosto de 2022 un requisito clave de que los cigarrillos electrónicos que ya están en el mercado se sometan a una revisión científica por parte de FDA. Además, FDA debe hacer cumplir el requisito de que los fabricantes que introducen productos nuevos o modificados proporcionen información detallada sobre estos productos y se sometan a la revisión de FDA antes de que estos productos sean autorizados a ingresar en el mercado.

A menos que FDA tome estas medidas, los productos que claramente son atractivos para los niños (incluidos muchos que se venden con sabores a caramelos como gomitas ositos y algodón de azúcar) permanecerán en el mercado durante los años venideros y se introducirán nuevos productos. Además, los fumadores que quieren dejar de fumar no tendrán idea cuáles, si correspondiera, cigarrillos electrónicos han resultado ser útiles, y los fabricantes no tendrán incentivo para invertir en el desarrollo de productos que ayudarán a los fumadores a dejar de fumar.

Sobre la base de una revisión exhaustiva de la evidencia científica a la fecha sobre cigarrillos electrónicos, el informe de las Academias Nacionales indica que todavía hay muchas preguntas sin responder sobre el impacto de los cigarrillos electrónicos para la salud de los individuos y la población en conjunto.

En uno de sus hallazgos más preocupantes, el informe demuestra que el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes es un problema serio que no se puede ignorar. Numerosas encuestas indican que los cigarrillos electrónicos se han convertido en el producto de tabaco usado más comúnmente entre los jóvenes, superando a los cigarrillos tradicionales. Una cantidad creciente de estudios también ha determinado que los jóvenes que usan cigarrillos electrónicos son más propensos a usar posteriormente cigarrillos tradicionales. El informe concluye, “Existe evidencia sustancial de que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta el riesgo de usar alguna vez cigarrillos de tabaco combustible entre los jóvenes y jóvenes adultos”.

Otros resultados claves incluyen:

  • Sobre el tema del abandono del cigarrillo, el informe concluye, “En general, existe evidencia limitada de que los cigarrillos electrónicos pueden ser una ayuda efectiva para fomentar el abandono del cigarrillo”. Si bien indica que existe “evidencia moderada de estudios de observación de que el uso más frecuente de los cigarrillos electrónicos está asociado con una mayor probabilidad de dejar de fumar”, también concluye que “Existe evidencia insuficiente de ensayos controlados aleatorizados sobre la efectividad de los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar en comparación con ningún tratamiento o tratamientos para dejar de fumar aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés)”.
  • Las preguntas científicas más críticas sobre los efectos para la salud del uso de cigarrillos electrónicos aún no tienen respuesta. Si bien los fumadores que cambian completamente por cigarrillos electrónicos reducen su exposición a sustancias tóxicas y cancerígenas, el informe también indica que “Existe evidencia concluyente de que además de la nicotina, la mayoría de los productos de cigarrillos electrónicos contienen y emiten numerosas sustancias potencialmente tóxicas”. El informe indica que si bien los cigarrillos electrónicos probablemente sean mucho menos nocivos que los cigarrillos convencionales, “las consecuencias de los efectos a largo plazo sobre la morbilidad y mortalidad aún no están claros” y no existe evidencia suficiente para sacar conclusiones significativas sobre los riesgos que los cigarrillos electrónicos implican para enfermedades como cáncer y enfermedad cardíaca.
  • Significativamente, el informe indica que existe gran variabilidad entre los productos de cigarrillos electrónicos que afectan la exposición a la nicotina y sustancias tóxicas y, por lo tanto, podrán afectar los riesgos relativos para la salud y la adictividad de estos productos, como también su efecto sobre el inicio de los jóvenes y el abandono del cigarrillo.

La magnitud de lo que no sabemos sobre los cigarrillos electrónicos es el resultado directo de la falla de FDA de regular efectivamente estos productos. FDA debería revertir rápidamente su decisión de exceptuar productos que ya están en el mercado de la revisión de FDA en los años venideros. FDA también debe tomar medidas adicionales para impedir el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes, incluida la prohibición del uso de sabores, a menos que los fabricantes hayan demostrado a FDA que los sabores particulares ayudan a los fumadores a dejar de fumar o cambiar por completo y no atraen a los jóvenes. Los estudios han demostrado que los sabores juegan un rol clave en el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes, los propios datos de FDA muestran que el 81% de los actuales usuarios jóvenes de cigarrillos electrónicos citaron a los sabores como motivo de su uso del producto.

Link del informe: http://www8.nationalacademies.org/onpinews/newsitem.aspx?RecordID=24952&_ga=2.227315540.810940964.1516640363-1933305849.1453397105